viernes, 16 de diciembre de 2011

Tokyo Shoegazer - Crystallize (2011)

Miremos al gato.

Inicialmente pensaríamos que es un guardián, un cancerbero, una esfinge dispuesta a protejer los pedales y efectos del experimento mira-zapatos ruidista de los Tokyo Shoegazer.

Pero después uno piensa, qué carajos, si los gatos no hablan! y si en caso hablara, sería un gato japonés (a menos que -á la Jolie- estos chicos adopten mininos extranjeros).

En ese caso, orgulloso estaría que el gato sea peruano o latinoamericano.

Pero creo que el gato es la segunda guitarra.

chugeiz!