sábado, 21 de enero de 2012

Etta James - At Last! (1961)


No importa si nunca habías escuchado ese nombre hasta ayer que falleció la "matriarca del rhythm & blues". No importa que nunca hayas escuchado esa voz potente, tenaz y con una carga emocional del tamaño de la deuda externa gringa.

Lo único que importa es que la conozcas, que la escuches y que nunca la olvides. La leusemia nos la quitó enterita, pero esa voz nació para ser inmortal.

vaya tranquila, Etta.