sábado, 15 de mayo de 2010

Faxed Head - Chiropractic (2001)




Finales de los ochoceros. Cinco adolescentes de Coalinga, CA, en un estupor inducido por la mezcla de heavy metal y pegamento decidieron acabar con todo. Sin éxito.

Luego de años de terapias y experimentación con prótesis, digamos, poco ortodoxas, los engendritos autodestructivos fueron, digamos, útiles nuevamente. Este tercer disco de la testa faxeada es un testimonio del poder de la voluntad y del death metal. Porque no hay nada gracioso en un pacto suicida.

escalofríos demoniacos

1 comentario:

Jose dijo...

Esto suena como black metal en realidad